La albahaca es mucho más de lo que creemos. La salsa pesto es solo una pequeña parte de todo lo que podemos hacer con esta increíble hierba aromática. ¿Te atreves a descubrir todos sus posibles usos?

La planta de albahaca (o su nombre científico, ocimum basilicum) es una hierba aromática de la familia de las lamiáceas (uno de los mayores grupos del Reino Vegetal actual). Aunque tiene distintas variedades, quizás la que más te suene sea la Albahaca Genovesa, comúnmente utilizada para la famosa salsa pesto de la cocina italiana.

Pero lo cierto es que las hojas de albahaca, ya sea hoja fresca o seca, tienen muchas propiedades que no son tan conocidas, como propiedades medicinales (antiinflamatorias, para el dolor de cabeza o para el dolor de garganta…). Hoy te traemos 5 usos posibles para aprovechar tu cosecha de albahaca:

 

  1. La salsa pesto italiana

Sin duda el uso más conocido para la albahaca (principalmente la albahaca genovesa) es la salsa pesto italiana. La salsa pesto es originaria de la Liguria (Italia) y su ingrediente principal es la albahaca fresca. Junto a las hojas frescas de albahaca genovesa se añaden piñones y ajo molidos, aderezados con queso parmesano (y/o pecorino) y aceite de oliva. Es una receta muy fácil y se puede utilizar con cualquier tipo de pasta. El resultado es delicioso y muy fresco, ideal para el verano!

salsa pesto con albahaca casera

Cómo preparar pesto con albahaca casera:

Al ser una receta milenaria, la salsa pesto tiene multitud de variantes, pero una forma rápida y sencilla de prepararla es:

–         25g de hojas de albahaca fresca (algo así como dos tazas llenas). Si puede ser recién cosechada mejor, ya que conservará todo el sabor y propiedades.

–         ¼ de aceite de oliva virgen extra.

–         ¼ de queso parmesano en polvo.

–         2 dientes de ajo.

–         Sal al gusto.

Lo primero que tienes que hacer es limpiar las hojas de albahaca recién cosechada. Puedes ponerlas en un procesador de alimentos, una batidora o una licuadora a baja velocidad junto a los piñones y los dientes de ajo. Procesa los alimentos hasta que se haga una pasta más o menos espesa y añade sal al gusto.

A continuación, tienes que ir incorporando poco a poco el aceite de oliva (si puede ser virgen extra, mejor) hasta que consigas una mezcla más o menos uniforme (ni muy líquida ni muy espesa).

Después sólo tienes que añadir el parmesano y remover.

 

  1. Aceite esencial de albahaca:

El aceite esencial se puede utilizar como condimento para distintos alimentos (carnes, salsas, vinagres…) pero también tiene otras aplicaciones sorprendentes, como utilizarlo en enjuagues bucales y pastas de dientes. Pero lo que más nos gusta es que el aceite esencial de albahaca tiene propiedades medicinales.

Por ejemplo, es bueno para revitalizar la piel y para tratar ciertas infecciones como el acné. Además, debido a sus propiedades carminativas, la planta de albahaca puede ayudar a reducir el estreñimiento y ayudar al proceso de la digestión. Este aceite esencial casero es genial para el sistema nervioso, ya que se conoce que alivia la fatiga y la migraña (comúnmente se utiliza en aromaterapia).

aceite esencial de albahaca hidroponica

Para realizar este aceite esencial natural sólo tienes que mezclar media taza de agua con media taza de alcohol de 90º y hervir junto a 200 gramos de hojas de albahaca tiernas. Puedes utilizarlo como un aceite natural de masaje o agregarlo al agua dándote un baño. También lo puedes utilizar añadiéndolo a un difusor de aire o a un vaporizador.

 

  1. Antimosquitos natural y casero

No sólo es deliciosa y huele bien, sino que la albahaca fresca es una planta que sirve como repelente natural contra los mosquitos. Las plantas que repelen a los mosquitos suelen hacerlo porque sintetizan una sustancia que les repele.

Pues bien, la albahaca no tiene una, si no nada más y nada menos que cuatro sustancias repelentes de mosquitos (entre ellos el estragol, que además es también responsable del aroma que emite la planta si frotas sus hojas).

Puedes utilizar el aceite esencial de albahaca explicado anteriormente como repelente de mosquitos natural, o tener directamente albahaca fresca en casa. Tener albahaca en casa no sólo repele a los mosquitos, sino que también perfumará tu casa con un delicioso olor.

 

  1. Ensalada fresca

Seguro que conoces la combinación de tomate, queso mozzarella y albahaca fresca con un buen aceite de oliva e incluso, para los más atrevidos, una pizca de ajo.

ensalada fresca de albahaca

 

Pues bien, aunque esta ensalada es muy fresca, fácil y deliciosa, existen cientos de combinaciones distintas en las que se puede utilizar esta planta. Puedes combinar las hojas de albahaca fresca con, por ejemplo:

–         Salmón, tomate y melocotón.

–         Hortalizas y queso de cabra.

–         Ensalada de pasta con tomate cherry y orégano.

–         Garbanzos y cilantro.

–         Tomate, nueces y ajos tiernos.

Existen otras muchas combinaciones posibles para hacer ensaladas frescas, fáciles y deliciosas con albahaca. Eso sí, hay que tener en cuenta que para que esta hierba aromática conserve todos sus aceites esenciales (responsables de su especial aroma y sabor) hay que consumirla recién cortada, por lo que es ideal si la tienes cultivada en casa, ya sea en maceta o de una forma más cómoda con un huerto vertical.

albahaca huerto vertical

 

  1. Propiedades medicinales

¿Sabías que la albahaca tiene propiedades anti-inflamatorias? ¿Y que puede aliviar el dolor de cabeza? Esta hierba aromática no es solo una buena aliada para la cocina y contra los incómodos mosquitos, sino que puede ser muy útil tomada a modo de infusión (o como hemos visto anteriormente, como aceite esencial natural) como remedio casero. La infusión de albahaca nos puede servir para el dolor de garganta, de cabeza, para aliviar los gases, incluso para dolores artríticos y musculares.

Para realizar esta infusión sólo tienes que calentar el agua, poner las hojas de albahaca durante cinco minutos y colar. Normalmente se recomienda tomar la infusión después de las comidas principales.

Estos son solo cinco posibles usos que le podemos dar a una de las hierbas aromáticas por excelencia. En próximos posts os hablaremos de otras plantas que, como la albahaca, se pueden aprovechar para muchísimas cosas.