La hidroponía es una técnica de cultivo en la que se sustituye la tierra por una solución nutritiva equilibrada a base de agua y nutrientes. Las plantas reciben esta solución nutritiva directamente sobre las raíces en un circuito de riego cerrado.

Generalmente, una pequeña bomba de agua se encarga de llevar el agua con los nutrientes disueltos, desde un depósito hasta las raíces de las plantas. Las plantas absorben lo que necesitan en ese momento y el resto vuelve a circular hasta el depósito.

La hidroponía es una palabra que proviene del griego [hydro] = ‘agua’ y [ponos] = ‘trabajo’.

Es una técnica cada vez más usada por sus múltiples ventajas, aunque ya era empleada hace cientos de años. Los Jardines de Babilonia o las chinampas cultivadas por los aztecas en el antiguo Valle de México, son algunos ejemplos de uso de técnicas basadas en hidroponía.